Robótica y construcción

La gran exigencia recursos humanos dentro del sector de la construcción ha provocado una tendencia al aumento en el uso de sistemas robotizados, enfocados a automatizar una gran variedad de tareas que forman parte de los procesos constructivos comunes, tanto en obra privada como civil.

El mercado de robots de la construcción movió a nivel mundial 200 millones de dólares en 2017 y ya para 2025 se espera que esta cifra alcance los 420 millones. En países como Estados Unidos la fuerza de la robótica llevará a sustituir el 50% de los trabajos de la construcción, lo que permitirá evitar lesiones y muertes en el caso de los trabajos más duros y peligrosos, y a la vez aportará eficacia, eficiencia y competitividad.

En algunos casos se trata de robots específicamente pensados para resolver un proceso concreto, pero en una mayoría de las ocasiones la simple versatilidad de los robots industriales de seis ejes proporciona la flexibilidad imprescindible a la hora de reinventar cualquier proceso.



Robot de seis ejes colocando ladrillos: lo hace seis veces más rápido que un albañil.

El ahorro de mano de obra (en determinadas tareas pueden llegar a ahorrar entorno al 70% de la mano de obra), el aumento y previsión de la productividad, la precisión y las facilidades que proporcionan estas nuevas técnicas y herramientas ayudan a solucionar las necesidades comunes de la construcción, aportando eficacia y fiabilidad, acortando plazos, ahorrando costes y minimizando riesgos, así como errores técnicos y humanos.

La robótica usada es una rápida y económica opción utilizada en un sinfín de aplicaciones de la edificación y construcción a todos los niveles. Siguiendo la tendencia actual se estima que a medio plazo alrededor del 20% del trabajo realizado en el sector de la construcción será realizado por robots industriales de ocasión, más rápidamente amortizables y proveedores de un sustancial ahorro de recursos. A largo plazo el porcentaje irá previsiblemente en aumento.

La aplicación de la robótica industrial en la construcción es ya una realidad y éste es el momento de valorarla y elaborar una estrategia de transformación de los procesos constructivos hacia la robótica industrial, en un sector en el que será de especial utilidad la robótica de segunda mano: más económica y con una contrastada fiabilidad.

Segunda Mano y Vanguardia Tecnológica

Al contrario de lo que vemos en industrias como la del automóvil, casi completamente automatizadas, la automatización de la edificación y construcción está todavía viendo sus primeras etapas. Pese a que la construcción requiere una adaptabilidad constante que no vemos en las plantas de ensamblaje de vehículos, el desarrollo de nuevas técnicas está dejando patentes las incontables ventajas de la robótica a cada paso que avanza.

En este momento a los robots industriales usados se les están encargando de un lado tareas que conllevan esfuerzo y desgaste humano como la demolición, perforación, soldadura o paletizado, pero también se desarrollan muchas nuevas aplicaciones para las que resultan de una gran adaptabilidad como la albañilería, impresión en 3D, la escultura, el montaje por módulos prefabricados o la propia fabricación de éstos.



Robots colaborativos permiten hacer piezas más grandes por módulos o realizar dos tareas al mismo tiempo: la herramienta proporciona la tecnología actualizada, y el brazo aporta la fuerza y precisión: una forma inteligente de reciclar una máquina con mucha vida por delante,


El papel de la robótica en la construcción será, por un lado, sustituir a la mano de obra física en la realización de tareas peligrosas y, por otro, complementar su trabajo aportando fuerza incansable, resistencia y precisión. De esta forma se consigue un trabajo más seguro y se aumenta la productividad y calidad de los procesos.

Precisamente es este nuevo campo el que hace posible la realización de proyectos tan sorprendentemente rápidos de ejecución como el de los hospitales de Wuhan, en China, durante la pandemia por Covid-19 o coronavirus.

El Futuro Del Robot Industrial Reciclado es Ahora

En contra de lo que pueda ocurrir con otras tecnologías, donde la vanguardia es fundamental para el desarrollo de procesos y la obsolescencia es muy rápida, el robot industrial, aunque usado, resulta un gran activo: la actualización y desarrollo de la técnica resultan completamente adaptables a los robots industriales de ocasión, y sus cualidades no se ven mermadas con el tiempo: su uso es extensivo y por supuesto compatible con el de robots industriales más modernos. Básicamente nos servirán para cumplir con todas nuestras expectativas al tiempo que economizamos y facilitamos la amortización de nuestra inversión.

Desde Robots Gallery trabajamos cada día en seleccionar, reciclar y re-acondiconar los mejores robots industriales para nuestros clientes, y al mismo colaboramos estrechamente con ingenieros repartidos por todo el globo en busca de procesos a los que adaptar los robots industriales de ocasión a las necesidades de la industria, independientemente de la exigencia que ésta requiera.

Un robot industrial usado debidamente reacondicionado es una herramienta con mucha vida útil por delante y un gran compañero de trabajo.

Si necesita más información, o quiere ver de lo que son capaces los robots industriales con una segunda vida, no dude en ponerse en contacto con nosotros: estaremos encantados de ayudarle con todo el proceso.

Todos los campos son obligatorios *